Una clásica conquista

Real Madrid

475

El sentimiento madridista mueve montañas allá donde va. Pamplona ha sido el nuevo destino de los aficionados, que se han trasladado, bandera en mano, para dejarse la voz una jornada más por su equipo. Valga la redundancia, pero la peña La Clásica, con más de 1.500 madridistas,  ya se ha convertido en un clásico. Da igual donde vaya el rumbo, ellos siempre son devotos.

El Real Madrid se enfrentaba al colista y volvió a la capital con los tres puntos a la espalda, a pesar de jugar en uno de los campos que más se le enquista al Madrid. Zidane apostó por un esquema defensivo y sufrió en la primera mitad, a pesar de comenzar sumando en el marcador. Los rojillos buscaron incansablemente el empate y lo consiguieron, gracias a las botas de Sergio León. Las aficiones no pararon de animar y se vivió un gran ambiente de fútbol entre los muros de El Sadar.

La segunda mitad mostró un mejor Real Madrid. Isco adelantó a los merengues y Lucas Vázquez remató el partido. Los madridistas acabaron teniendo una fiesta en el terrreno de juego y sus seguidores en la grada. El momento más amargo llegó con la grave lesión de Tano, que fracturó la tibia y el peroné, y al que los osasunistas mandaron todo su apoyo.

Patrocinado