¿Por qué somos periquitos?

Cada equipo tiene un seudónimo asociado a un escudo y a unos colores pero… ¿Cuál es el origen de todos ellos? En esta nueva entrega desvelamos de dónde proviene el apodo del RCD Espanyol.

Con el paso de los años la imagen del periquito blanquiazul se ha convertido en el símbolo del club catalán. Jordi Cucurull
Con el paso de los años la imagen del periquito blanquiazul se ha convertido en el símbolo del club catalán. Jordi Cucurull

Son muchos los apodos relacionados con el reino animal que a lo largo de la historia han recibido los equipos de LaLiga. Uno de los más especiales es con el que se conoce al Espanyol: periquitos o pericos. Tanto monta, monta tanto. Un seudónimo en sí divertido por su sonoridad y porque recuerda a las graciosas aves de origen australiano que reciben el mismo nombre. Su incierto origen lo hace aún más especial y estas son las historias del por qué de este apodo.

Estadio de Sarriá

Es la historia más popular y data de comienzos del siglo XX, cuando el Espanyol se fundó y empezó a jugar en el desaparecido Estadio de Sarrià, hogar de los blanquiazules desde 1923 hasta 1997, y sobre el que se asientan actualmente los Jardins del Camp de Sarrià. Cuentan que en esa zona de la Ciudad Condal había numerosos árboles, con sus correspondientes periquitos, que volaban sobre el césped del feudo catalán. De ahí que a los hinchas y jugadores del Espanyol se les empezara a llamar periquitos.

Valentí Castanys

La otra historia, menos conocida pero igualmente curiosa, la protagoniza Valentí Castanys, ilustrador y humorista catalán de la primera mitad del siglo XX. El bueno de Castanys fue el principal impulsor de la revista de humor deportiva, Xut!, en la que se solía mofar de los pocos seguidores del Espanyol en comparación con los del Barça, llamándolos los “cuatros gatos negros”. A pesar de ello, no era un gran aficionado a los deportes: “A nadie le gusta la guerra y hay corresponsales de guerra”, argumentaba.

Además, en aquella época se estrenó en España El gato Félix, la popular creación de Pat Sullivan. Un dibujo animado que en lengua catalana fue traducido como “gat perico” o “gat periquito”, por lo que se empezó a llamar a los blanquiazules como “els quatre gats pericos” o “els quatre gats periquitos”. A partir de ahí el nombre se fue extendiendo hasta definir como conocemos hoy en día al conjunto españolista. El resto es historia.

Patrocinado
Compartir
Artículo anteriorPucela regresa a Alcorcón
Artículo siguienteUna banda sonora de Primera
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.