Final de traca en el Calderón

El Atlético de Madrid junto a su Fundación, Scholas Occurrentes y la Asociación de exjugadores rojiblancos se unen para celebrar un acto de despedida en el Calderón por un motivo solidario.

La directiva del Atlético de Madrid continúa trabajando para despedir el Vicente Calderón como se merece. Un feudo cuyo final tiene fecha: el 28 de mayo. Ese día tendrá lugar la “Final de Leyenda-Compromiso por la Paz”, un partido benéfico que conmemorará el 50 aniversario del estadio, poniendo punto y final a la última temporada que los rojiblancos disputarán en su mítico campo.

Un evento que reunirá sobre el césped a distintas leyendas de la historia rojiblanca, jugadores de la primera plantilla y grandes rivales del mundo del fútbol representando a todas las culturas, religiones y creencias de la mano de la fundación Scholas Occurrentes. Todo ello para rendir homenaje al Calderón en favor de la integración de los niños desfavorecidos.

Orgullo solidario

El presidente Enrique Cerezo se mostró orgulloso por realizar esta iniciativa para decir adiós al Calderón bajo el Compromiso por la Paz: “Qué mejor despedida que hacerlo con un ‘Final de Leyenda’, con la presencia sobre el césped de leyendas rojiblancas y jugadores de nuestra actual plantilla que tan grandes tardes nos han brindado y contar al mismo tiempo con la presencia de leyendas y grandes estrellas del fútbol mundial que también han disfrutado jugando en el Calderón como rivales y que se unirán a este emotivo adiós en el mejor homenaje a nuestro emblemático estadio”.

José María del Corral, presidente de Scholas Occurrentes, también valoro este importante partido solidario: “Quiero agradecer que el Atlético, junto con Scholas, tenga la misión de educar a través del fútbol por la paz”.

________________________________________________________________________

Enlaces relacionados

Patrocinado
Compartir
Artículo anteriorGetafe llenará Santo Domingo
Artículo siguienteAliento gallego en el Pizjuán
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.