¿Por qué somos pepineros?

Cada equipo tiene un seudónimo asociado a un escudo y a unos colores pero… ¿Cuál es el origen de todos ellos? En esta nueva entrega desvelamos de dónde proviene el apodo del CD Leganés.

Los pepinos de la huerta de Leganés han dado fama al municipio y a su equipo de fútbol desde el siglo XX. Pixabay
Los pepinos de la huerta de Leganés han dado fama al municipio y a su equipo de fútbol desde el siglo XX. Pixabay

¿Cómo empezó? El gentilicio de los nacidos en Leganés es leganense, pero popularmente son conocidos como pepineros. La razón es la tradición hortícula de la ciudad, que durante buena parte del siglo XX era el principal abastecedor de productos agrícolas de la capital, de la que dista apenas 12 kilómetros. Por entonces, la villa tenía unos 6.000 habitantes, en su mayoría dedicados a la agricultura, siendo el pepino el producto estrella de la zona. Con ello, los hortelanos ganaron mucha fama, tanta que, cuando llegaban al mercado, se formaba gran revuelo y la gente gritaba: “¡Ya llegan los pepineros!”. Actualmente, Leganés tiene cerca de 190.000 habitantes y la tradición agrícola se ha perdido en buena parte, pero sus habitantes mantienen con orgullo el apelativo, lo que se ha trasladado a todo lo relacionado con la ciudad, como el equipo de fútbol o sus aficionados.

¿Sabías qué? El conjunto madrileño está aprovechando su estancia en Primera División para convertirse en uno de los clubes que más simpatías despierta de la categoría. Una simpatía que demuestran en cada partido disputado en el Municipal de Butarque, dejando en el vestuario del equipo visitante una cesta de pepinos que hace honor a su seudónimo.

________________________________________________________________________

Enlaces relacionados

Patrocinado
Compartir
Artículo anteriorEibar, el club del sol naciente
Artículo siguiente“Menos pitar y más animar”
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.