Almería grita que “sí se puede”

La UD Almería logró movilizar a 200 aficionados que tuvieron un comportamiento ejemplar en las gradas del Nuevo Arcángel de Córdoba. A pesar de la derrota los rojiblancos no están desahuciados.

Aficionados rojiblancos animan a los suyos desde las gradas del Estadio Nuevo Arcángel de Córdoba. UD Almería
Aficionados rojiblancos animan a los suyos desde las gradas del Estadio Nuevo Arcángel de Córdoba. UD Almería

Más de doscientos aficionados de la UD Almería se desplazaron a Córdoba para animar al conjunto almeriense en el importante partido que afrontaba en el Nuevo Arcángel. La mayoría de ellos viajaron en los autocares que el club puso a su disposición, aunque también hubo un número importante que fueron en vehículos particulares.

Afición ejemplar

El comportamiento de los seguidores rojiblancos fue ejemplar, se dejaron sentir en todo momento y no pararon de animar al equipo almeriense. Al final no pudo ser pero, a pesar de la derrota, el conjunto rojiblanco no está muerto y su afición se lo recordó a grito de “¡Sí se puede!, ¡sí se puede!, ¡sí se puede!”, cánticos que se mezclaron con el ya famoso “¡Vamos Almería!, ¡vamos campeón!” con el que esperan dar aliento a los jugadores andaluces en este tramo final de la temporada.

Cuentas claras

El Almería prepara ahora el desplazamiento a Elche facilitando a los aficionados la compra de entradas en la sede de la entidad rojiblanca y poniendo a su disposición autobuses para que puedan viajar a la ciudad ilicitana. Todo por la permanencia, un objetivo que pasa por ganar los cinco partidos que quedan en el Estadio de los Juegos Mediterráneos para tener opciones hasta el último momento.



Enlaces relacionados

 

Patrocinado
Compartir
Artículo anteriorEl Día de las Peñas en Getafe
Artículo siguienteExtremadura tiene Federación
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.