Día de las Peñas en Albacete

El Albacete Balompié vivirá una jornada lúdico-festiva en su partido contra el CD Toledo en el Estadio Carlos Belmonte. La Federación de Peñas del conjunto manchego organizará el Día de las Peñas.

Los futbolistas agradecen el apoyo recibido durante un partido en el año 2012 en Segunda B. Albacete Balompié
Los futbolistas agradecen el apoyo recibido durante un partido en el año 2012 en Segunda B. Albacete Balompié

La Federación de Peñas del Albacete organiza el Día de las Peñas próximo domingo 23 de abril coincidiendo con la visita del CD Toledo, segundo clasificado del Grupo II de Segunda División B. La agrupación quiere celebrar este señalado día con toda la masa social del conjunto manchego. “Nos gustaría invitar a todos los aficionados (sean o no sean peñistas) a participar junto con nosotros en este día tan importante para nuestro club”.

Para la ocasión, la Federación cuenta con un intenso programa en el que destacan un torneo de fútbol de fútbol 7 y una comida entre peñistas que tendrán su colmen con el recibimiento a los futbolistas a su llegada al Carlos Belmonte sobre las 15.00 horas. Además, se llevará a cabo un espectacular mosaico en la grada de gol sur, por lo que resaltan la importancia de que todos los aficionados situados en esa zona estén en sus butacas al menos cinco minutos antes de empezar el partido para que sea todo un éxito.

Desplazamientos

Por otra parte, la Federación ha emitido un comunicado en el que informa que con el único objetivo de unir a la afición, en este momento tan delicado de la temporada, todos los viajes organizados serán unificados. Una iniciativa que comenzará con el siguiente viaje a Socuéllamos el próximo 7 de mayo para “conseguir entre todos la ayuda necesaria para que tanto escudo, jugadores, afición, junta directiva, ciudad y entidad consigan el ansiado objetivo”.



Enlaces relacionados

Patrocinado
Compartir
Artículo anterior‘Federico’ cumple su sueño
Artículo siguientePrimer Toque en Castellón
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.