¿Quién fue Francisco Calzado?

Córdoba CF

El Litri se abraza al delantero Loreto durante la celebración del ascenso a Segunda División en 1999.
El Litri se abraza al delantero Loreto durante la celebración del ascenso a Segunda División en 1999. | @cordopolis_es

El nombre de Francisco Calzado Ferrer, apodado el Litri, es una de las figuras más populares que ha engendrado la afición cordobesista en el mundo del fútbol. Quizás, para los más jóvenes resulte un total desconocido, pero para otros tantos, el también conocido por los sobrenombres de Chache o Sopero, fue uno de esos personajes que lo dieron todo por los colores de una camiseta. Como persona, su figura solo puede entenderse por su desmedida afición, su ciega pasión y su enorme cariño encarnado en el Córdoba CF.

Su historia comienza en la temporada 63-64, como ayudante de Marcel Domingo, entonces entrenador de los Califas. Con la llegada al banquillo de Ladislao Kubala en 1968, y tras darle unos masajes, el Litri quedó ratificado como primer masajista del equipo hasta 1972. El propio Kubala sería quien reclamaría sus servicios en la Selección Española en la temporada 72-73. Un buen hacer que le llevó a fichar por diferentes clubes del panorama nacional, como el Levante o el Alavés, hasta su retirada por un infarto de miocardio.

De vuelta a su ciudad de origen, la directiva del conjunto blanquiverde le asignó dirigir el Museo del Córdoba CF y la atención de la Asociación de Veteranos, de la que fue Secretario General hasta su muerte el 24 de enero de 2014. Una fecha que no ha pasado inadvertida en las redes sociales del cuadro cordobesista y de la Federación de Peñas, porque, aunque hace ya tres años desde su marcha, su historia sigue viva en el recuerdo.

Compartir
Artículo anteriorEl Sporting en manos amigas
Artículo siguienteSevilla, 127 años de ilusión
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.