Sevilla, 127 años de ilusión

Sevilla FC

A modo de himno del Arrebato, cuentan las lenguas antiguas del barrio de Nervión que Edward F. Johnston, Isaías White y Hugo MacColl, junto a otros autóctonos, fueron los culpables de que naciera la ilusión. Una quimera que cumple 127 años de historia y a la que este grupo heterogéneo de británicos y españoles le pusieron el nombre de Sevilla FC, el más laureado de la zona Sur de España. Un largo recorrido que celebra su aniversario este 25 de enero, después de que en la Junta General de Accionistas de diciembre de 2015 se registrara dicha fecha como la fundacional de la entidad en sus propios estatutos.

Los festejos comenzaron con la difusión de un vídeo de felicitación con representación del altiplano del club. Entre ellos, a destacar la figura de Roberto Alés, expresidente del Sevilla FC, y Antonio García, socio nº1 de la entidad. Felicitaciones a las que se sumaron, junto a otros aficionados, la Federación de Peñas Sevillistas a través de las redes sociales.

Asimismo, plantilla, técnicos y ayudantes del club comenzaron la jornada del miércoles con una sorpresa sobre el césped de la ciudad deportiva. Se han encontrado una enorme tarta con la que el conjunto blanquirojo ha querido celebrar su cumpleaños. Festejo que tendrá su colmen en un acto en el que participará toda la familia sevillista, incluidos los diferentes equipos de la cantera, que serán inmortalizados en la tradicional foto en la tribuna del Sánchez Pizjuán. Posteriormente, todos los que forman parte del club, desde el primer equipo hasta el prebenjamín disfrutarán de una cena para festejar la efeméride.

Compartir
Artículo anterior¿Quién fue Francisco Calzado?
Artículo siguienteDespedida con honores
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.