Un ejemplo de igualdad

Villarreal CF

Formar futbolistas y buenas personas, ese es el objetivo del Villarreal. Una meta que los castellonenses persiguen gracias a Endavant Igualtat, un plan pionero impulsado por la directiva de Fernando Roig para que sus futuras estrellas no se aíslen en una burbuja de éxito. Una iniciativa con la que pretenden crear vínculos, desarrollar la sensibilidad acorde a las necesidades y dificultades de los demás y poner en común multitud de experiencias.

Un intercambio en el que cada equipo del fútbol base, tras apadrinar un centro especial de la provincia, realiza actividades de convivencia a lo largo de toda la temporada para ayudar a los miembros de los centros en su desarrollo personal. De esta manera, cada equipo va siempre al mismo centro, creándose una empatía entre los jugadores y los miembros de cada asociación que emociona vivir de primera mano después de varios meses de relación. En definitiva, un flujo de valores que impulsa y favorece el crecimiento de ambas partes.

 

Compartir
Artículo anteriorSamaras aterriza en Zaragoza
Artículo siguienteUnidos en Elche
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.