Una lanza por Kempes

Valencia CF

Mario Alberto Kempes festejando uno de los goles de Argentina en la final de la Copa Mundial 1978.
Mario Kempes festejando uno de los goles de Argentina ante Holanda en la final de la Copa Mundial 1978. | El Gráfico

Las aguas en la capital del Turia bajan revueltas. Todo comenzó en la tradicional cena que la Agrupación de Peñas celebra en la previa a cada partido que los che disputan en Mestalla, en este caso tocaba ante el Eibar. ¿El invitado? Anil Murthy, consejero delegado, quien, para acelerar el proceso de adaptación que según dice todavía está viviendo el ambicioso proyecto de Peter Lim, pidió paciencia a los allí presentes. Una calma que se esfumó tras la contundente y bochornosa derrota que sufrió el equipo dirigido por Voro.

Las reacciones no se hicieron esperar. La primera se originó en la grada y la segunda en la figura Mario Kempes, embajador del club y uno de los mayores mitos de la historia de los murciélagos, tras declarar lo siguiente: “Señores, lamentablemente estamos en presencia de un equipo que está perdido. No hay juego, no hay dirección y son pocas las ganas que se ven”, concluyó. Unas palabras que a la postre provocaron el cese de sus funciones.

Un despedido que no ha sentado nada bien en la Agrupación de Peñas, desde donde se lamentan de la no continuidad de Kempes, el futbolista más carismático en la historia del Valencia, como embajador del club. Además, esperan un cambio de política ya que consideran que este tipo de actuaciones empañan la buena imagen del club valenciano.

Compartir
Artículo anteriorUnidos en Elche
Artículo siguienteLa Culín League de Butarque
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.