¡Osasuna nunca se rinde!

Que en Uganda los jóvenes de un orfanato animen al equipo de Petar Vasiljevic entonando el “¡Osasuna nunca se rinde!” no es casual, más bien causal. Una rareza que tiene un nombre y apellido: Eneko Elósegui, un aficionado pamplonica que, tras varias decepciones laborales, se puso el mundo por montera y decidió emprender su sueño de ayudar a los más necesitados a través de la ONG Cooperating Volunteers. Un bello gesto, con una pequeña historia detrás.

Eneko, licenciado en Magisterio, también posee un pasado profesional en la entidad navarra, motivo por el cual decidió pedirles, antes de partir, camisetas y balones para entregar a los chavales del orfanato en el que colabora. De esta manera, aprovechando la visita del Real Madrid a El Sadar, decidió mandar este divertido mensaje de apoyo. Palabras que, por otra parte, los más pequeños han pillado a la segunda añade Eneko. Sin duda, a pesar del mal resultado, es un mensaje para que los jugadores rojillos saquen la garra que les caracteriza.

Compartir
Artículo anteriorGroguet, díselo con globos
Artículo siguienteDe arte en El Chiringuito
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.