Una historia de San Valentín

Valencia CF

El día de San Valentín es la festividad del amor en el mundo. Y que mejor amor que el que muestra una afición por los colores de un equipo. Una declaración de intenciones que los aficionados del Leganés mostraron en el 19º aniversario del Estadio Municipal de Butarque. Una historia a la que se suma la protagonizada por Antonio Momblanch y Trinidad Amorós, quienes cumplieron recientemente por partida doble: 86 años, en lo personal, y más de 60 como abonados del Valencia.

El matrimonio lleva toda una vida de amor incondicional acompañando al conjunto che en sus partidos en Mestalla y fuera de él. Una pareja que con la insignia de oro otorgada a los socios de más de 50 años de antigüedad, impuesta este verano en un emotivo acto, pasean su valencianismo allá donde van. Un auténtico ejemplo de fidelidad que en el pasado día de los enamorados el Valencia quiso compartir con los aficionados blanquinegros.

Compartir
Artículo anteriorGuajes rumbo a Leganés
Artículo siguienteEn pie contra el cáncer
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.