Todo por la grada

Alavés

Los vascos se llevaron los tres puntos a casa. Por la mínima, pero con gusto. Un gol de Manu García de penalti subió al marcador y levantó a la grada que se desplazó a Riazor. Más de doscientos hinchas del Alavés se desplazaron hasta A Coruña para animar al Glorioso y se volvieron con una sonrisa y el agradecimiento de su plantilla.


El Alavés continúa en su nube, preparándose para la gran final de Copa del Rey, tratando de escalar puestos en La Liga y soñando con Europa. Los logros conseguidos también son obra de la afición y el club de Pellegrino lo sabe. Es por eso que mima a los suyos y siempre saca un hueco para dedicar su atención a la grada. Porque de la unión sale la fuerza. Fuerza con la que fueron capaces de batir al Celta en Copa.

Ahora el cuadro vasco también da responsabilidades a su aliado y le concede la posibilidad de nombrar la puerta principal de Mendizorrotza.

Compartir
Artículo anteriorTras el submarino amarillo
Artículo siguienteCelebración en Anoeta
Sandra Jiménez
Redactora de Diario de Aficiones Unidas. Finalicé mis estudios de periodismo, que han estado ligados a medios digitales de carácter nacional y deportivo. Mi pasión es el fútbol y soy amante y practicante del deporte.