Celebración en Anoeta

Real Sociedad - Villarreal CF

Este fin de semana tocaba fútbol en Anoeta. Real Sociedad y Villarreal se enfrentaban en un encuentro clave en la lucha por los puestos europeos. Un partido en el que no pasó lo que tenía que pasar, como en el cine, como en la literatura, como en la vida… y en el que en el último segundo del tiempo reglamentario el boquerón Castillejo puso el colorín colorado sobre la pantalla. Un gol y tres puntos que volaron hacia Castellón.

Entre las hinchadas el ambiente fue cordial. Un tercer tiempo que tuvo su mejor momento con el hermanamiento entre plato y plato que vivieron las aficiones de ambos clubes. Una vez dentro del estadio los amarillos no dejaron de animar, detalle que no pasó por alto para los chicos de Escribá, que no dudaron en agradecer el esfuerzo. Con mención especial para Roberto Soldado, que mandó un cariñoso mensaje a los castellonenses.

Compartir
Artículo anteriorTodo por la grada
Artículo siguientePaterna cumple primaveras
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.