Una remontada para olvidar

Se las prometía felices el Villarreal en el partido contra el Real Madrid. En el minuto 56 los de Escribá aventajaban a los blancos por dos goles, pero entonces sucedió lo impensable. El Madrid levantó el marcador, con polémica incluida, y se llevó los tres puntos del Estadio de la Cerámica. Una semana negra para los amarillos que finaliza tras la eliminación europea y a la que se suma la lesión de Asenjo.

El duelo comenzó como es habitual en Castellónla Agrupación de Peñas convocó a los aficionados dos horas antes para recibir el autobús de los jugadores y darles los ánimos necesarios de cara al partido. Aliento que se acompañó de charangas y merengues, como demandaba la ocasión, y que también se sintió en el campo, donde los groguets pusieron guapas las gradas con un bonito mosaico amarillo. Una imagen que también tuvo su réplica en el caso de los madrileños, que recibieron un caluroso recibimiento por parte de su hinchada.

La cara más amarga la vivió Sergio Asenjo. El portero palentino tras sufrir tres roturas de ligamento cruzado en su su rodilla derecha, tendrá que sumar una más. Una nueva lesión, que le llega en el momento más dulce de su etapa profesional, siendo el portero menos goleado de la Liga en la que solo ha encajado 15 tantos hasta la fecha. Infortunio que los seguidores valencianos han querido paliar con sus muestras de cariño a través de las redes sociales.