Un derbi sevillano en Girona

Girona FC - Real Betis

El fútbol es una extraña pasión. Un equipo pertenece a una localidad y, como tal, el núcleo duro de sus aficionados se sitúa en la misma. Este sería el caso del Real Betis y de la ciudad de Sevilla, pero con el deporte nunca se sabe. De esta manera, si a uno de los clubes con más solera de Andalucía le salen seguidores en Dinamarca, ¡cómo no iba a tenerlos en Girona!

Una excusa con la que nació la Peña Bética Girona-Olot, no sin ayuda de Pepe Sierra, presidente de la Peña Immortal Girona y experto en estas lides. Una asistencia que siempre tiene algún guiño, como el que los verdiblancos tuvieron el pasado sábado 25 de febrero en la celebración de su segundo aniversario con motivo del derbi sevillano, acto al que fue invitado el propio Sierra para compartir comida y bebida en la capital de la comarca de la Garrotxa.

Un visionado que tuvo un final infeliz para los béticos, según expresaba el propio Antonio Adán en zona mixta tras el partido, y que, desde la localidad catalana culminó con un intercambio de bufandas que simboliza que la amistad en el fútbol puede más que cualquier rivalidad.

Compartir
Artículo anteriorGetafe, café, copa y puro
Artículo siguienteGolazo de Aitor García
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.