¡Un millón de gracias, pericos!

RCD Espanyol

Los aficionados no pueden vivir la pasión de un partido sin su smartphone o tablet, para compartir sus opiniones a través de las redes sociales. Esta pasión se extiende más allá del propio seguimiento del partido, alcanzando el día a día del club, el de sus jugadores y su entorno. Este modus operandi resalta la importancia del fútbol en este mundo digital en el que el Espanyol ha alcanzado un hito sensacional: 1.000.000 de seguidores. Un dato que consolida la apuesta del club por los medios digitales y que refuerza su marca en todo el mundo.

Este millón de followers es fruto de una pautada estrategia virtual que comenzó en 2011, en el marco del proyecto Global RCDE, y que ha ido creciendo paulatinamente de la mano de los nuevos cambios tecnológicos y sectoriales que ha experimentado el entorno digital y el mismo club. Una nueva manera de trabajar que ha llegado a más aficionados a través de impactos sorprendentes, el seguimiento diario de la actualidad de todos los equipos de la entidad o la comunicación bidireccional con los jugadores.

La huella digital del club se extiende a través de:

Facebook: 382.000 fans en la página oficial
Twitter: 289.000 followers
Instagram: 60.000 RCDEgramers
Google+: 245.760 seguidores
Periscope: 3.900 followers
LinkedIn: 783 seguidores
YouTube: 8.649 suscriptores

Además, la vertiente internacional del club también se ha visto traducida con la presencia oficial en las principales redes asiáticas como son Sina Weibo, WeChat Weixin, DongQiuDi, Qi E Hao, QQ Video y Youku, donde los pericos suman más de 16.000 seguidores, después de su estreno reciente.

Compartir
Artículo anteriorRecuerdos de Gran Canaria
Artículo siguienteEl Arrebato, la senda del éxito
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.