Wanda: sobre accesos y peñas

Atlético de Madrid

Se acerca el día en el que el Vicente Calderón cierre sus puertas definitivamente. Primero en la Liga, después en la Copa y por último en eventos lúdico-festivos, como el concierto que los Guns N’ Roses ofrecerán el 4 de junio sobre el césped del Manzanares. Mientras tanto toca despedirse, recoger los bártulos e ir conociendo la que será la nueva casa de los colchoneros. A vueltas con ello, los dirigentes del Atlético de Madrid se han reunido con representantes de 100 peñas del cuadro rojiblanco para dialogar sobre las zonas de aparcamiento del Wanda Metropolitano.

Las asociaciones dispondrán de una amplia zona de párking y desde el club se les quiso informar sobre los sitios en que deberán aparcar en el nuevo estadio. Una de las preocupaciones de las peñas era el tema de los accesos: dónde, cómo, cuándo aparcar y por qué lugar deberán entrar al estadio. Junto a las respuestas de los responsables de la entidad entra en juego la estación Estadio Metropolitano, clave para desahogar ese tráfico social. En ese sentido, la amplitud de los vestíbulos y de las escaleras, y en que es la que cuenta con más tornos de entrada/salida favorecerá un tránsito dinámico y funcional ante aglomeraciones.

Temas de debate

El traslado, el escudo y la despedida del Calderón. Todo está en el aire, pero si algo parece claro es que el feudo rojiblanco tendrá un cierre a la altura de su historia. En los despachos de la entidad llevan meses preparando un fin de fiesta de lo más especial de la mano de la Asociación de Veteranos en un día que promete ser de lo más emotivo para los hinchas atléticos.

Compartir
Artículo anteriorAquel mosaico de Can Barça
Artículo siguienteComo en Cádiz en ningún sitio
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.