Sevilla, tu gran día ha llegado

El Sevilla FC no estará solo en el campo del Leicester. Aproximadamente unos 2.100 sevillistas en las gradas del King Power Stadium y millones en el mundo entero no perderán detalle del crucial duelo.

El Sevilla ya está en Leicester. Los de Jorge Sampaoli aterrizaron en el Aeropuerto de East Midlands, a 35 kilómetros de la ciudad, un día después del encuentro que enfrentó a los hispalenses frente al Leganés. Un partido con sorpresa, pues cuando el árbitro decretó el final, en los marcadores del estadio rojiblanco se proyectó un vídeo para motivar aún más al sevillismo de cara al trascendental encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones. “Tenemos la oportunidad de ser aún más grandes. Nuestro día ha llegado” fue el mensaje que acompañó a las imágenes. Pura motivación.

Y caló. La afición andaluza vive el frenesí del desplazamiento por tierra, mar y aire a escasas horas del pitido inicial. Se estima que aproximadamente unos 2.100 hinchas estarán en el King Power Stadium para animar a los suyos. Unos seguidores que cuentan con la inestimable ayuda de la Peña Sevillista de Londres, convertida en anfitriona y en elemento vertebrador para sevillistas y peñas del club repartidas por toda Europa que no se han querido perder la fiesta en Leicester.

Grato recibimiento

Por su parte, los foxes han recibido a los andaluces con una gran predisposición y les han otorgado todo tipo de facilidades. Los aledaños del estadio se convertirán en una fiesta y ambas aficiones estarán allí para celebrarlo. Además, el pub The Orange Tree (99 High Street) hará gala de un nuevo nombre para esta especial ocasión haciendo un guiño a los visitantes españoles. Desde el martes pasará a denominarse El naranjo de Sevilla, y será allí donde se sirva comida y bebida a los de Nervión.

Compartir
Artículo anteriorLondon Calling en Donostia
Artículo siguienteCuatro Gatos y su homenaje
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.