Cuatro Gatos y su homenaje

La Peña Cadista Cuatro Gatos recibió en el descanso del encuentro el cartel dedicado del partido que disputó el Cádiz CF frente al Rayo Vallecano y que conmemoró el Día Internacional de la Mujer.

Los futbolistas del Cádiz posan con la camiseta conmemorativa que Adidas lanzó para el Día Internacional de la Mujer. Cádiz CF
Los futbolistas del Cádiz posan con la camiseta conmemorativa que Adidas lanzó el Día Internacional de la Mujer. Cádiz CF

El pasado 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, una fecha grabada en el calendario de todos los clubes de fútbol, como mostraron en las diversas iniciativas que apoyaron a lo largo de la semana. Una conmemoración a la que se sumó el Cádiz que, de la mano de Adidas, preparó una equipación especial con la que se disputó el encuentro ante el Rayo Vallecano en el Estadio Ramón de Carranza.

De esta manera, las líneas laterales, seña de la marca deportiva, pasaron a lucir en color rosa. Al igual que sucedió con el escudo y los diferentes patrocinadores. La camisola amarilla también lució un lazo rosa recordando a todas las mujeres que luchan contra el cáncer de mama.

Homenaje

Además, para la ocasión, la entidad cadista editó un cartel oficial con el que ilustró la presentación de la nueva camiseta, homenajeando nuevamente a una peña federada en su cartel, que en este caso fue la Peña Cadista Cuatro Gatos. Un guiño que en el descanso del partido ante los madrileños tuvo su homenaje con la entrega del cartel dedicado a Manuel Queiruga, presidente de la peña, y Andrés Botero, tesorero, por parte de Pepe Mata, director de operaciones del Cádiz.

Compartir
Artículo anteriorSevilla, tu gran día ha llegado
Artículo siguiente‘Bufandeo’ vasco en El Sadar
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.