¡Qué gozada de sufrimiento!

Con el Real Sporting jugándose la permanencia en Primera División, las cámaras de El Día Después encontraron a una aficionada asturiana que no dejó de sufrir durante el partido ante el Granada.

El Sporting sacó adelante su match ball ante el Granada en siete minutos. Unos 420 segundos que pueden valer la salvación para los asturianos y el descenso de los andaluces. Hasta la primera hora de juego los de Alcaraz sonreían y en las gradas del Molinón un aficionada sufría, se desgañitaba y preveía la debacle de los suyos, hasta que llegó el gol de Traoré, y el de Babín, y el de Carmona… El Molinón se volvía loco. Ver para creer. Así de breve, así de claro, así de crudo.

Una reacción que no se perdieron las cámaras de El Día Después. Con el empate de Traoré ella respiraba y los guajes se transformaron en un vendaval, una oleada que terminó por destrozar a los de Alcaraz, absolutamente superados por las circunstancias del partido. Marcó Babin, y se relajó, también Carmona, y sonrió, y la sensación era de que podía hacerlo cualquiera que pasara por allí, incluso la protagonista de esta historia. Era un partido a vida o muerte y sólo podía ganar uno. Y ese fue el Sporting. Qué siete minutos…

Compartir
Artículo anteriorCalderón, 50 años de pasión
Artículo siguienteUn mosaico para la eternidad
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.