Un golpe para toda una vida

Primavera de 2014, el Lloreda juega un partido de la liga de veteranos en Badalona. Una desgraciada pelea deja a Raúl Sánchez en silla de ruedas. Ahora tiene un objetivo claro: superarse y concienciar.

El 26 de abril de 2014 Raúl Sánchez Fernández jugaba un partido con los veteranos del Lloreda cuando sufrió una agresión por parte de un jugador del equipo rival. Esta agresión le produjo lesiones en las vértebras C3 y C4 y una rotura parcial de la médula que le dejó tetrapléjico. Raúl sigue amando el deporte y sueña con poder volver a jugar, pero su principal objetivo es poner su grano de arena para intentar erradicar la violencia en el deporte, especialmente en el mundo del fútbol.

Bajo este fin nace 26 de abril (PLAY AGAIN), un proyecto documental que narra la historia de Raúl, un amante de los deportes de montaña y del fútbol. Una iniciativa que recogieron las cámaras de El Día Después, que mostraron el día a día de una persona que lucha para recuperar la movilidad de sus extremidades y que ha empezado a difundir su historia para concienciar a la gente (sobre todo a los niños) de que la práctica del deporte se tiene que realizar como un acto cívico, con respeto absoluto por los compañeros y los contrincantes contra los que se enfrentan en cada competición.

Compartir
Artículo anteriorHistoria de un penalti fallado
Artículo siguientePremio a 50 años de fidelidad
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.