Vegadeo con Sergio y Cases

La Peña de Vegadeo hizo entrega del Premio Puerta de Asturias a Nacho Cases y Sergio Álvarez, jugadores del Real Sporting. Los premiados se comprometieron a "darlo todo" por la permanencia.

César Álvarez, alcalde de Vegadeo, y Alejandro Murias, presidente de la Peña Sportinguista Vegadeo, ejercieron de anfitriones ante los representantes del club rojiblanco: Fernando Losada, consejero, Redondo y Cundi, de la Comisión Social y los jugadores Nacho Cases y Sergio Álvarez. El acto de entrega de los premios ‘Vegadeo Puerta de Asturias’ que otorga la asociación tuvo lugar en la emblemática Casa de Cultura, que alberga un espacio para exposiciones, la biblioteca municipal y un salón de actos, en el marco de un edificio singular y magníficamente rehabilitado.

Los futbolistas también recibieron la insignia de “Embajadores de Vegadeo” de manos del alcalde, unas tallas en madera típicas de la zona y, lo más importante, el calor y el reconocimiento las gentes del lugar. Además, durante el acto se proyectaron imágenes de sus respectivas carreras en el Sporting y se escuchó el himno de Asturias gracias a los miembros de la Escuela de Música de Vegadeo, que pusieron la nota emotiva a una tarde completamente sportinguista.

Encuentro de Peñas Sportinguistas

Por otra parte, Vegadeo acogerá el 29 de julio el I Encuentro de Peñas Sportinguistas en el que participarán unos 1.500 peñistas. Entre los actos previstos tendrá lugar la entrega del Trofeo Molinón de Plata a Jorge Meré; también habrá un desfile de peñas, un encuentro de veteranos, comida de confraternización y un partido del Sporting ante un rival a determinar, posiblemente gallego.

Compartir
Artículo anteriorEnrique conoce al fin Mestalla
Artículo siguienteSandanza, ídolo de Yamaoka
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.