Zaragoza dice no a la violencia

El Real Zaragoza ha puesto en marcha una iniciativa bajo el lema "Respétanos. No a la violencia" con la que quiere combatir la violencia en los estadios y potenciar la deportividad en el fútbol formativo.

Dos niños uniformados esperan el inicio de un partido junto a la portería de un campo de fútbol de albero. Rodrigo Ferrari
Dos niños uniformados esperan el inicio de un partido junto a la portería de un campo de fútbol de albero. Rodrigo Ferrari

El juego limpio y la deportividad son los motores que impulsan “Respétanos. No a la Violencia”, una iniciativa del Real Zaragoza en favor de los valores formativos del fútbol. La sucesión de incidentes que se han generado en el fútbol base –cuya gravedad ha quedado reflejada en dolorosas imágenes- ha empujado al conjunto maño a poner en marcha esta propuesta para llamar la atención sobre la deportividad, los valores del fútbol y el carácter formativo del deporte.

“Respétanos. No a la Violencia” es una llamada de atención de los jóvenes futbolistas a los padres, técnicos y educadores, y a todo el entorno del fútbol en las categorías inferiores; una propuesta que aspira a destacar los aspectos positivos del fútbol y enterrar la violencia y la falta de respeto.

Acciones

Para combatir esta lacra, se ha impulsado la etiqueta #RespetoNoViolencia para su difusión a través de las redes sociales. Además, en la jornada de este fin de semana, los equipos del Real Zaragoza llevarán una camiseta con el lema “Respétanos. No a la Violencia” y esa frase tendrá también protagonismo en el encuentro que el domingo disputa el primer equipo ante el Real Valladolid en el estadio de La Romareda.

Compartir
Artículo anteriorAniversario de la Peña Juanmi
Artículo siguienteAlcorcón, una familia unida II
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.