Getafe estrena su nueva casa

Durante el acto la alcaldesa Sara Hernández recordó la buena sintonía existente entre el Getafe CF, el Consistorio y la afición, como ha quedado de manifiesto en varias ocasiones por las partes implicadas.

Sara Hernández, Ángel Reguillo, Gica Craioveanu y Sergio Pachón junto al resto de miembros de la Federación. FPG
Sara Hernández, Ángel Reguillo, Gica Craioveanu y Sergio Pachón junto al resto de miembros de la Federación. FPG

La Federacion de Peñas del Getafe puede presumir de nueva sede. Tras la victoria del conjunto azulón frente al Lugo, Sara Hernández, alcaldesa de la localidad madrileña, hizo acto de entrega de las llaves del local, cedido por la empresa municipal Getafe Iniciativas (GISA), a Ángel Reguillo, presidente de la agrupación. Un acto que pone de manifiesto la buena sintonía entre Ayuntamiento, equipo y afición.

El que será nuevo hogar de los hinchas madrileños tiene 130 m² y se encuentra entre la avenida Teresa de Calcuta y la calle Rosa Luxemburgo. Su cercanía al Coliseum facilitará el impulso de actividades sociales y solidarias en torno al deporte, la educación y el juego limpio, tal y como se reflejó en el convenio que Ayuntamiento y Federación de Peñas firmaron el pasado año.

Buena sintonía

Durante la entrega, Hernández recalcó que el trabajo conjunto del Consistorio y la asociación peñística posibilitará la vuelta del equipo a Primera División. Por su parte, Reguillo agradeció el apoyo del Ayuntamiento y el trabajo de los presidentes anteriores que lucharon para lograr que la sede fuera una realidad durante los últimos quince años.

La Federación contará ahora con un local propio con más del doble de superficie que el anterior sobre lo que la alcaldesa recalcaba “para hacer el proyecto de este local se ha contado con la propia Federación, ya que el Ayuntamiento está en sintonía con los postulados de la Federación de Peñas y apostamos por el apoyo al equipo, porque compartimos sentimiento azulón”.

Compartir
Artículo anteriorConoce el cartel del Congreso
Artículo siguienteZaragoza: la afición al rescate
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.