El Pescadero saca en Butarque

El CD Leganés homenajeará a Félix González, El Pescadero exfutbolista más veterano y abonado del conjunto pepinerp, en el partido que disputarán los blanquiazules frente al Real Madrid en Butarque.

En 1946, unos años después de terminar la Guerra Civil, se reconstituyó el CD Leganés. Por entonces, el conjunto madrileño comenzaría a vestir uniforme verde y pantalón blanco, aunque poco después se pasó al blanquiazul tradicional. Eran años de segunda regional y Tercera; años de barro, sudor y lágrimas. Una historia que conoce al dedillo Félix González, El Pescadero, exfutbolista pepinero de 91 años de edad y abonado número 8 de la entidad con la que realizará el saque de honor antes del partido que disputará  ante el Real Madrid (miércoles, 21.30) en el Municipal de Butarque.

Félix, en sus años sobre el albero, fue un exquisito volante diestro dotado de técnica y visión de juego. Un jugador que nunca fue expulsado y cuyo comportamiento siempre fue ejemplar tanto dentro como fuera del campo a lo largo de las ocho temporadas que permaneció en el primer equipo, en una primera etapa desde 1946 hasta 1952, y otras dos más en una segunda entre 1963 y 1965, retirándose en aquel año en el equipo de su vida.

Dejó de ser abonado al ser futbolista del Leganés y tras retirarse volvió a abonarse. A lo largo de su vida, ha acudido a infinidad de partidos, tanto en casa como fuera, y recientemente pudo vivir en primera persona el ascenso a Primera División a sus 91 años en Miranda de Ebro. Por ello, y por su infinita devoción, el Leganés hará que Félix, El Pescadero vuelva a calzarse las botas para realizar un saque de honor merecido por tantos años de pasión.

Compartir
Artículo anterior25 años sin “Juanito maravilla”
Artículo siguienteEl fútbol en los ojos de Aitor
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.