Pablo, un murciélago a ciegas

La historia de Pablo Cantero es similar a la de muchos otros aficionados del Valencia CF salvo por un pequeño matiz: es invidente. Una contrariedad que no le impide disfrutar del fútbol en Mestalla.

El fútbol para algunas personas es mucho más que un simple deporte, es un sentimiento. “No te veo pero te siento” es el lema que representa a Miguel ‘Migue’ Machado, un aficionado invidente del Granada CF que no presencia los partidos de forma convencional sino que lo da todo “saltando, cantando y animando”. Algo que ocurre con Álex, un sportinguista que a pesar de no ver no se pierde ningún partido de su equipo en El Molinón desde hace tres años. Una pasión a la que se suma Pablo Cantero, atleta, psicólogo y fiel valencianista que, aquejado de las mismas dificultades que sus antecesores, no renuncia a vivir el ambiente de Mestalla.

Un ejemplo de superación que perdió la vista con 11 años y que cuenta con la ayuda de su hermano Daniel, encargado de narrar todo lo que pasa en el campo y su mejor aliado para disfrutar del fútbol. Una pasión que no ha pasado inadvertida en la capital del Turia gracias a las cámaras de Los Lunes al Gol que inmortalizaron sus reacciones con motivo del encuentro que disputaron el conjunto che y el Deportivo de La Coruña.

Un partido que, a tenor del resultado, fue perfecto para el Valencia, 3-0, y para Pablo que lanzó un bonito mensaje: “Quiero ser el murciélago que sin ver se atreve a lanzarse al vacío porque no está viendo donde se lanza pero aprende a volar”. Una metáfora que esconde su gran motivación: “Si tu tienes ganas de volar (vivir) vas a hacerlo”.

Compartir
Artículo anteriorAnselmo vuelve a El Molinón
Artículo siguienteAPV reestrena su sede social
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.