Amadeo rescata a Ciberche

Amadeo Salvo, expresidente del Valencia CF, ha ayudado económicamente para que el proyecto web de la Peña Ciberche no desaparezca y continúe al sevicio de todos los aficionados del conjunto che.

El empresario valenciano Amadeo Salvo, expresidente del conjunto che, posa junto el escudo de la entidad. Valencia CF
El empresario valenciano Amadeo Salvo, expresidente del conjunto che, posa junto el escudo de la entidad. Valencia CF

La Peña Valencianista Ciberche lo ha conseguido. La agrupación ha recaudado los 7.000 euros necesarios para mantener su proyecto web en poco más de 48 horas. Una ayuda que ha llegado desinteresadamente desde diferentes sectores del club (aficionados, socios y abonados) y que ha culminado Amadeo Salvo, expresidente del conjunto che, que ha donado una importante suma para solventar el problema legal al que se enfrentaban sus integrantes.

Una noticia que comunicaban a través de su perfil oficial en Twitter: “En el día de hoy hemos recibido una llamada de Don Amadeo Salvo, que se ha ofrecido a completar el crowdfunding. Hemos llegado al objetivo”. Un objetivo que incluso han superado y que según comunican “será destinado a otros proyectos de Kukumiku”, una plataforma de microfinanciación solidaria.

Problema legal

En los últimos meses, estos aficionados recibieron una reclamación de los descendientes del fotógrafo valenciano Luis Vidal por la publicación de varias fotografías realizadas entre los años 1919 y 1930 y de las que desconocían la existencia de derechos sobre las mismas.

Pese a la retirada inmediata de todos los contenidos, ambas partes llegaron a un acuerdo extrajudicial por importe de 7.000 euros. Una eleva cantidad para una agrupación amateur. Por todo ello, solicitaron el apoyo desinteresado del valencianismo.

________________________________________________________________________

Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorGanador sorteo del Valladolid
Artículo siguienteValencia planta cara al racismo
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.