Atlético Tetuán, viejo olvidado

La exposición "Tetuán a rayas. El madroño se volvió palmera" acerca a la ciudad de Melilla la historia del Atlético Tetuán y la relación mantenida con el Atlético de Madrid a lo largo de los años.

Una de las imágenes de la muestra que estará abierta al público en la ciudad de Melilla hasta el próximo 30 de abril. Los 50
Una de las imágenes de la muestra que estará abierta al público en la ciudad de Melilla hasta el próximo 30 de abril. Los 50

Si uno mira la clasificación histórica de la Primera División elaborada por la Liga Nacional de Fútbol Profesional leerá equipos con nombres que suenan a otra época: Arenas Club, CE Europa, Atlético Tetuán… Es, precisamente este último, el único equipo marroquí que jugó en Primera y que bajo los colores rojiblancos del Atlético de Madrid, desempeñó un papel integrador y de convivencia entre distintas culturas y religiones en la que fuera capital del protectorado español entre 1913 y 1956.

Valores que la Asociación Los 50 pretende mantener vivos con la exposición Tetuán a rayas. El madroño se volvió palmera, una muestra que realiza un recorrido por la historia del conjunto magrebí, donde destacan los aspectos deportivos y se realiza un retrato social de la ciudad de Tetuán, a través de una serie de paneles. También se recogen diferentes estadísticas y eventos sociales o políticos relacionados con el equipo.

La exposición, organizada por la Asociación Los 50 en colaboración con la Concejalía de Cultura de la Ciudad de Melilla, ha contado con el apoyo de Centro Sefarad, la Asociación La Medina y el Real Club Marítimo de Melilla y permanecerá abierta al público, en la sala de exposiciones del Real Club Marítimo de Melilla, hasta el 30 de abril.

________________________________________________________________________

Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorBarça, la historia de una errata
Artículo siguienteLas Palmas enamora a China
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.