Neoyorquinos en Can Barça

El FC Barcelona hizo de perfecto anfitrión para los seguidores de la Penya de Nueva York que viajaron a la Ciudad Condal para inaugurar el escudo de la agrupación y asistir a un partido en el Camp Nou.

Miembros de la Penya Barcelonista de Nueva York en la sede del FC Barcelona en la ciudad de los rascacielos. PBNY
Miembros de la Penya Barcelonista de Nueva York en la sede del FC Barcelona en la ciudad de los rascacielos. PBNY

Cuando Ronaldinho inauguró la oficina del FC Barcelona en el centro de Nueva York allá por septiembre de 2006, con el objetivo de extender el alcance social y comercial de la entidad, en la ciudad de los rascacielos ya había aficionados que profesaban la religión blaugrana hacía 14 años. Eran los miembros de la Penya de Nueva York, una asociación que desde la distancia sigue con emoción a los pupilos de Luis Enrique y que el sábado 15 de abril tuvo la oportunidad de disfrutar del partido de Liga que enfrentó al conjunto catalán frente a la Real Sociedad en el Camp Nou.

Todo ello después de inaugurar el escudo de una peña que cumple 15 años y de que su sección infantil, la Selección de Peñas de la Agrupació y los Manhattan Kickers disfrutaran del clásico partido amistoso anual que terminó con victoria para los americanos por 2 goles a 4. Un ambiente peñístico y festivo en los campos anexos del Miniestadi que sirvió a la Penya de Nueva York para preparar la Mediterranian International Cup (MIC), en el que participarán un año más entre el 11 y el 16 de abril.

________________________________________________________________________

Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorFútbol, un problema de base
Artículo siguienteLas estrellas juegan en Zorrilla
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.