Elche quiere una olla a presión

El Elche CF y sus peñas han hecho un llamamiento a la afición para convertir el Martínez Valero en una olla a presión. Los ilicitanos se juegan tres puntos vitales ante un rival directo como la UD Almería.

El extremo del conjunto ilicitano Borja Valle se dirige a la afición mientras celebra un gol en el Martínez Valero. Elche CF
El extremo del conjunto ilicitano Borja Valle se dirige a la afición mientras celebra un gol en el Martínez Valero. Elche CF

El Elche recibe al Almería (viernes 28, 20.00) en el Martínez Valero en un partido que se percibe como una auténtica final en la que hay en juego tres puntos vitales para conseguir la permanencia en la categoría. El conjunto ilicitano, clasificado a solo tres puntos de la zona de descenso, se enfrentará a un rival que marca precisamente estas posiciones, por lo que una derrota podría situar a los franjiverdes entre los cuatro últimos de la tabla por primera vez en la temporada. Para conseguir un gran ambiente, la Federación de Peñas ha solicitado, a través de un comunicado, un esfuerzo adicional a los aficionados para que arropen al equipo.

Llamamiento a la afición

“Desde la Federación de Peñas del Elche C.F. entendemos el estado emocional de toda la afición franjiverde pero desde nuestra institución pedimos un esfuerzo adicional para animar y apoyar al máximo a nuestro equipo en la cita tan trascendental del próximo viernes en el Martínez Valero para así, conseguir todos juntos la victoria que nos acerque a la permanencia”.

A su vez, el club ha puesto en marcha diferentes promociones para aumentar la afluencia de espectadores en este partido. Las iniciativas favorecerán a los abonados y los niños, que disfrutarán de una entrada gratuita, y a los estudiantes, que disponen de precios reducidos de las localidades.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorHinchadas unidas en Granada
Artículo siguienteManual para un fiel pucelano
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.