Levante prepara su ascenso

El Levante UD podría ascender el próximo sábado en el partido que juega ante el Real Oviedo. El club y la Delegación de Peñas trabajan para que se respire un ambiente festivo a lo largo de la jornada.

El club y la Delegación de Peñas preparan un recibimiento espectacular para sus jugadores el próximo sábado. Levante UD
El club y la Delegación de Peñas preparan un recibimiento espectacular para sus jugadores el próximo sábado. Levante UD

El ascenso del Levante UD es un mero trámite. El conjunto granota se sitúa doce puntos por encima de su máximo perseguidor (Girona FC) y, salvo milagro, regresará a la máxima categoría del fútbol español. Un hecho que se podría convertir en realidad si logra vencer el próximo sábado en Orriols al Real Oviedo.

A fin de conseguir el ansiado objetivo, la Delegación de Peñas, en colaboración con el club, está organizando una serie de actos para toda la jornada, a los que espera que se sumen todos los abonados y peñistas de la entidad para que el Ciudad de Valencia se convierta en una auténtica fiesta

Programación

Desde las 10.30 horas, la afición podrá acceder a Grada Central para alentar al equipo en la sesión de activación que realizará a las 11.00 h, y posteriormente se trasladarán hasta el parking del estadio, para despedir al equipo en su salida hacia el hotel de concentración.

Desde las 12.00 h, en la Delegación de Peñas, se empezará a cocinar una paella para 500 personas, a la que están invitados todos los peñistas y abonados; hasta la hora de comer, se podrá disfrutar de animación en la sede de la Delegación para vivir la previa del partido en un ambiente 100% granota.

A las 16.15 h está programado el recibimiento al equipo a su llegada al estadio, un acto para el que se pide la colaboración masiva de la afición, en un día que puede ser histórico.

Además, dentro del estadio, se van a repartir más de 24.000 banderas en todas las zonas con la que se lograrán llenar con los colores blaugranas las gradas del coliseo granota.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorNàstic-Reus, un señor derbi
Artículo siguienteEl Betis condena la agresión
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.