Málaga: “¡Sandro quédate!”

El Málaga CF tiene un diamante en bruto en la figura del delantero canario Sandro Ramírez. La afición lo sabe y consciente de ello se está movilizando para que el pichichi malagueño continúe en Martiricos.

Sandro Ramírez celebra un gol junto a Miguel Torres y Federico Ricca en un partido en La Rosaleda. @MiguelTorres
Sandro Ramírez celebra un gol junto a Miguel Torres y Federico Ricca en un partido en La Rosaleda. @MiguelTorres

Sandro Ramírez no para de crecer. El delantero canario completó un partido espectacular con dos goles ante el Granada en Los Cármenes y ya suma 12 tantos (cinco en los cinco últimos partidos) esta campaña 16/17. Una cifra que unida a su baja cláusula, 6 millones de euros de los cuales no todos serían para el Málaga, le hace ser uno de los delanteros más golosos para el próximo mercado veraniego. En La Rosaleda la preocupación va en aumento y los aficionados malaguistas se han puesto manos a la obra para que su estrella se quede al menos una temporada más en la Costa del Sol.

En las redes se ha convertido en tendencia el lema #SandroQuédate. En este sentido, son numerosos los mensajes de afecto hacia el canario y las peticiones para que se quede. Pero la afición quiere ir más allá y se está movilizando para que durante el partido contra el Sevilla, el próximo lunes 1 de mayo en La Rosaleda, se muestre todo el cariño que se le tiene. Una iniciativa a la que se ha unido la Federación de Peñas y por la que en el minuto 19 se ha promovido el cántico “Sandro, quédate”. Otro granito en busca de la ansiada continuidad del pichichi del Málaga CF.



Enlaces relacionados

 

Compartir
Artículo anteriorEl Betis condena la agresión
Artículo siguienteUn clásico de leyenda
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.