Bufandas por la permanencia

La UD Almería prepara el duelo ante el Real Valladolid con varias iniciativas para convertir el Estadio de los Juegos Mediterráneos en un auténtico fortín. Ambos equipos se enfrentan con objetivos dispares.

Los futbolistas del conjunto andaluz agradecen a sus aficionados el apoyo recibido durante un partido. UD Almería
Los futbolistas del conjunto andaluz agradecen a sus aficionados el apoyo recibido durante un partido. UD Almería

La UD Almería afronta la 37º jornada de LaLiga 123 fuera de la ‘zona roja’ tras su victoria en el Martínez Valero ante el Elche. Los de Luis Miguel Ramis reciben al Valladolid en un duelo vital para las aspiraciones de ambos equipos, por lo que el Estadio de los Juegos Mediterráneos puede registrar el domingo la mejor entrada de la temporada, dada la promoción que desde el club se está llevando a cabo -2×1 en la venta de localidades-, algo a lo que la Federación de Peñas ha querido sumarse para convertir el feudo andaluz en un auténtico fortín.

Desde la Federación se anima a los seguidores rojiblancos a que saquen al viento su bufanda a la salida de los jugadores al campo, minutos antes del inicio del partido a las 18.00 horas. Además, si la lucha por la permanencia en Segunda no resulta lo suficientemente convincente, el colectivo sorteará tres bufandas rojiblancass entre los aficionados que suban una foto de su bufanda a Twitter con el hashtag #BufandeoUDA.

Visita blanquivioleta

Por su parte, la Federación de Peñas del Real Valladolid movilizará cerca de un centenar de aficionados que recorrerán en autobús los 762 kilómetros que separan ambas localidades. De esta manera, el conjunto pucelano contará con el apoyo de su público para hacerse con tres puntos que se antojan vitales de cara a los play-off de ascenso.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorRenace la Federación del Tete
Artículo siguienteLos celtistas echaron el resto
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.