Socuéllamos espera al Alba

El Albacete Balompié se enfrentará este fin de semana a la UD Socuéllamos en el Estadio Paquito Giménez. El encuentro ha despertado un gran interés entre los aficionados del Queso Mecánico.

Miembros de la Federación de Peñas del conjunto manchego durante un viaje de la presente temporada a Logroño. FPAB
Miembros de la Federación de Peñas del conjunto manchego durante un viaje de la presente temporada a Logroño. FPAB

La Federación de Peñas del Albacete ya tiene cerrado el desplazamiento a Socuéllamos. El próximo domingo se pondrá en marcha un viaje que culminará con una comida con la hinchada local. Un duelo que, salvo catástrofe, será un mero trámite para los albaceteños ya que tienen muy encarrilada la clasificación como líderes de grupo para los play-off de ascenso.

El encuentro ha despertado un gran interés entre los aficionados del Alba por lo que el conjunto local ha decidido habilitar dos gradas supletorias para no tener ningún problema de aforo en el pequeño Paquito Giménez, teniendo una disponibilidad total entre ambas gradas de 900 localidades. El precio de las entradas para la afición visitante será de 12€ (adulto) y 7€ (niños hasta 12 años) y para ello el Socuéllamos habilitará una taquilla situada en la parte lateral del estadio.

Hermanamiento manchego

En la previa al encuentro se llevará a cabo un acto de hermanamiento con la Peña Eterno Capitán de Socuéllamos, como agradecimiento por las buenas relaciones, siguiendo así con el tradicional hermanamiento que desde hace unos años la Federación de Peñas del Alba hace con una o dos aficiones a las que visita. El acto se producirá media hora antes del inicio del partido y tendrá lugar en la grada donde se ubica dicho colectivo.



Enlaces relacionados

 

Compartir
Artículo anterior“No me planteé ser presidente”
Artículo siguiente“Cantera Peñista” estrena logo
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.