Partido ‘fenómeno’ en Girona

El Girona FC se enfrentó a la SD Huesca en Montilivi con la Primera División como objetivo para ambos conjuntos. La previa y el pospartido se caracterizó por el buen ambiente entre ambas aficiones.

Peñistas de ambos conjuntos disfrutaron de la convivencia en la previa al encuentro en el Estadio de Montilivi. IG
Peñistas de ambos conjuntos disfrutaron de la convivencia en la previa al encuentro en el Estadio de Montilivi. IG

De bien nacido es ser agradecido es un refrán que recuerda la importancia de la gratitud y que las personas debemos tener memoria. Una máxima que los aficionados del Girona FC llevan a rajatabla, como han demostrado en el encuentro con la Peña Fenómenos Oscenses de la SD Huesca. De esta manera, los 30 aficionados del conjunto azulgrana disfrutaron con el recibimiento en tierras catalanas.

Los blanquivermells devolvieron la gran acogida de la primera vuelta en Huesca con un aperitivo en el Bar La Gallega de Salt (Rafael Masó, 58), sede de la Penya Saltenca, y con una comida de hermandad en el Bar 106 (Av. Sant Narcís, 106), hogar de la Penya Immortal Girona. En total, entre rojiblancos y oscenses se reunieron alrededor de un centenar de personas que en la previa se animaron a ritmo de música y baile.

Diversión pospartido

La Peña Fenómenos Oscenses obsequió a los locales con varios regalos, entre ellos una pancarta para la Penya Immortal en la que se conmemora el XXV aniversario de esta agrupación rojiblanca y se anima al Girona en su lucha por el ascenso. Después del partido, el resultado se dejó de lado para seguir con la diversión y ambas aficiones compartieron también cena y copas hasta altas horas de la madrugada en la sede inmortal.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorHermanos en el Mediterráneo
Artículo siguiente¿Por qué somos indálicos?
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.