Un Martínez Valero de gala

El Elche CF recibe al CD Mirandés en un duelo vital para mantener la categoría. El Martínez Valero volverá a abrir su anillo de preferencia gracias a las iniciativas del club y de la Federación de Peñas.

El Estadio Manuel Martínez Valero volverá a abrir su anillo de preferencia en el partido contra el Mirandés. Elche CF
El Estadio Manuel Martínez Valero volverá a abrir su anillo de preferencia en el partido contra el Mirandés. Elche CF

La afición del Elche se está volcando con los jugadores. Tras el varapalo recibido la pasada jornada frente al Mallorca, los seguidores ilicitanos se han revuelto dispuestos a ayudar a los futbolistas de cara a la final que el sábado juegan ante el Mirandés en el Martínez Valero. El presidente Diego García era optimista: “Puede que tengamos que abrir el anillo superior”. Y la posibilidad se hizo realidad ante el buen ritmo en la venta de entradas. De esta manera, el anillo de preferencia abrirá para garantizar al mayor número de abonados invitaciones en su zona.

La parte superior del estadio está cerrada al público desde el descenso de Primera. A partir de entonces se optó por abrir solo el anillo inferior, con capacidad para 19.000 espectadores, para que el equipo se sintiera más arropado. Si finalmente la demanda de entradas supera el aforo del anillo inferior, el club abriría el superior.

Promociones

El club ha lanzado diferentes promociones para abonados, escolares, deportistas y comercios con un único objetivo: marcar el primer gol desde la grada. Además, a ello hay que añadir el comunicado difundido por la Federación de Peñas, en el que hace un llamamiento a la afición para que acuda en masa y participe en los diferentes actos que están preparando.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorLa FPRZ estará en el Tartiere
Artículo siguiente¿Cómo suena el Pizjuán?
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.