‘Locura amarilla’ en el Pizjuán

El Cádiz CF rescata un empate ante el Sevilla Atlético que le puede servir para la fase de ascenso. En las gradas, la afición se volcó y empujó al máximo para ser uno más sobre el Ramón Sánchez-Pizjuán.

En verano, las playas de Cádiz se llenan de veraneantes gozosos de sol y playa. Es algo habitual. Como habitual es ver a la afición cadista volcarse con su equipo en cada viaje. Esta vez tocaba Sevilla, donde la afición del Submarino Amarillo ha dado una muestra más de su impresionante grandeza y categoría arropando a su equipo en el encuentro contra el Sevilla Atlético jugado en el Ramón Sánchez-Pizjuan.

Uno de los fondos del estadio sevillista se tiñó de amarillo gracias al masivo desplazamiento de aficionados desde la capital gaditana. En total de 80 autocares e incontables vehículos particulares que ha propiciado que alrededor de 7.000 seguidores cadistas se dieran cita en el feudo hispalense.

Con respeto a los colectivos de aficionados también fueron muchos los que mostraron su incondicional apoyo al equipo amarillo, concretamente viajaron: el Camaleón de Rota, Komatilikos, Malakadistas, Peña Cadista de Jimena, Peña Cadista de Alcalá, Esto está amañao, Barrosa amarilla, Resaka amarilla, Cadistas finos, Van der carajo, Exilio cadista, Chulapos, Paella amarilla y Peña Cadista de Ronda.

Aficiones hermanadas

Por su parte, la Peña Exilio Cadista, con sede en la capital andaluza, organizó un bonito acto de hermanamiento que tuvo lugar en el bar El Rincón del Jartible. Desde las 13.00 horas, todos los aficionados que acudieron al lugar de la quedada dieron colorido a una jornada de fútbol que los cadistas no olvidarán.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anterior¿El nuevo fichaje del Mallorca?
Artículo siguienteTarde de récord en Zorrilla
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.