‘Immortal’ y el lío de Girona

La polémica sacudió la actualidad del Girona FC tras un desafortunado comentario de un futbolista del conjunto blanquivermell. Al hilo de ello, afición y club se han manifestado con un tono conciliador.

Aficionados del conjunto catalán recibiendo a los jugadores a su llegada al Nou Estadi de Tarragona. @JORDIGUERRE
Aficionados del conjunto catalán recibiendo a los jugadores a su llegada al Nou Estadi de Tarragona. @JORDIGUERRE

Un desafortunado comentario de un jugador del Girona contra su afición incendió las redes sociales tras el partido en Tarragona, donde los de Machín perdieron una oportunidad de oro de subir a LaLiga Santander. Al hilo de ello, las reacciones no se hicieron esperar. En primer lugar fue el club catalán, que se dirigió a sus seguidores con un comunicado de apoyo total y, ahora, la Penya Immortal, erigida en representante de la grada, que ha lanzado difundido un mensaje con un tono pacificador.

“Desde la Penya Immortal Girona consideramos que, ahora más que nunca, es cuando el gironismo debe estar unido. La plantilla ha demostrado gran profesionalidad a lo largo de la temporada, llevándonos a estar sólo un punto de primera. No dejemos que unos hechos que aún se deben aclarar del todo nos distraigan del sueño que el Girona busca convertir en realidad desde hace 87 años”.

Mensaje de apoyo

Por su parte, la directiva gironista salió al paso de la polémica y quiso “agradecer el apoyo incondicional recibido de la afición durante toda la temporada y su ilusión depositada en el equipo”. Un comunicado en el que al igual que el colectivo peñista recuerda que “en estos momentos club, jugadores y afición deben trabajar juntos para conseguir el objetivo más importante al que ha aspirado el club en toda su historia”.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorÉxito en el torneo de la FPM
Artículo siguienteEl Mallorca mima a su afición
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.