Almería pone rumbo a Getafe

La UD Almería se enfrenta al Getafe CF en el Coliseum, un partido en el que los rojiblancos pueden certificar su permanencia en Segunda. Por su parte, los azulones se juegan su presencia en los play-off.

Aficionados rojiblancos se preparan para un desplazamiento en la previa a un encuentro de esta temporada. UD Almería
Aficionados rojiblancos se preparan para un desplazamiento en la previa a un encuentro de esta temporada. UD Almería

“Queremos jugar en Getafe como si fuera el último partido de liga”, así se expresaba Corona, capitán del Almería, sobre el encuentro que los rojiblancos disputarán en el Coliseum Alfonso Pérez, donde el conjunto que entrena Luis Miguel Ramis puede certificar su permanencia en Segunda División. Para lograr el objetivo, el club también ha puesto de su parte y facilitará a sus abonados y aficionados el desplazamiento a la localidad madrileña.

La entidad almeriense dispone de 450 entradas que las pondrá a la venta hasta este viernes, sólo en horario matinal, siendo el precio de 20 euros. Además, los seguidores que lo deseen podrán también hacer la reserva de plaza de autobús, cuyo coste es de 15 euros, por lo que el viaje y la entrada al encuentro tienen un precio global de 35 euros.

La salida rumbo a Getafe se hará el mismo domingo, 4 de junio, a las 10.00 horas, desde el parking de preferencia del Estadio de los Juegos Mediterráneos, y el regreso tendrá lugar una vez concluido el partido en el Coliseum.

Recibimiento azulón

Por su parte, la Federación de Peñas del Getafe, conscientes de que el play-off aún no está asegurado, ha hecho un llamamiento a la afición azulona para recibir al equipo a su llegada al estadio. De esta manera, se espera un gran ambiente en los aledaños sobre las 18.00 h para que los de Bordalán comiencen el encuentro enchufados.



Enlaces relacionados

Compartir
Artículo anteriorHuesca necesita a su afición
Artículo siguienteEl Carranza se dejará el alma
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.