Huesca moviliza 1.100 almas

La SD Huesca se enfrenta al Levante UD en el último partido de la temporada. Los granotas reciben a los oscenses que llegan arropados por un millar de aficionados que sueñan con entrar en los play-off.

Carlos David, Melero y Jair agradecen el apoyo de la afición durante un partido disputado en El Alcoraz. SD Huesca
Carlos David, Melero y Jair agradecen el apoyo de la afición durante un partido disputado en El Alcoraz. SD Huesca

Si la temporada hubiera finalizado la pasada jornada, el Huesca habría conseguido un logro histórico al clasificarse para los play-off de ascenso, pero no fue así. Aún quedan 90 minutos frenéticos en el que los oscenses se jugarán, quien sabe, su presencia en Primera o Segunda la próxima temporada. Pase lo que pase, los de Anquela han competido como jabatos y eso es sinónimo de éxito. Mientras tanto, la afición quiere alargar el sueño y más de un millar de almas animarán a los azulgranas en el Ciudad de Valencia.

De esta manera, la grada ha respondido a la llamada del club para acompañar al equipo en el encuentro de este sábado en Valencia. Una vez concluido el plazo, desde las oficinas se han vendido 1.100 entradas para la final que enfrentará a los oscenses contra el Levante a partir de las 20.30 horas. Además, la entidad ha decidido sufragar 13 autobuses, en dos horarios, 08.30 y 09.00 h, desde el parquin del Palacio de los Deportes, para desplazar a los hinchas que así lo deseen.



Enlaces relacionados

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorLos pucelanos echan el resto
Artículo siguiente¡El Villarreal te invita al FIB!
Avatar
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.