Sisplau, un ghanés del Girona

El Girona FC ascendió a Primera División tras una temporada exitosa. En las gradas de Montilivi, Effah Kingsford, alias el Sisplau, un aficionado ghanes del equipo catalán se atribuye parte del éxito.

Si España tiene a Manolo, el del Bombo, Girona tiene también un hincha muy particular que da calor a las gradas de Montilivi. Es Effah Kingsford, alias el Sisplau, un aficionado de origen ghanés que se ha convertido en el mejor animador del equipo de Pablo Machín a lo largo de esta temporada. Y así, ni corto ni perezoso, Effah afirma que “el Girona ya es de Primera en parte por mí”.

“Sisplau, si todos animamos guanyarem. Aquest any toca subir a Primera”, afirmaba Effah. No le faltaba razón, los gironistas lograron la machada y este peculiar seguidor del conjunto catalán se paseará a partir del próximo mes de agosto por lo mejores estadios de la liga de las estrellas. Mientras, en casa seguirá con su particular ritual, el de salir a la zona de Gol Norte con el partido ya empezado para generar mayor expectación. Y es que cuando falla el Sisplau la grada murmura, se duerme, languidece. ¿Dónde está? Se preguntan. Hasta que aparecen junto a su inseparable tambor. Entonces todo fluye.

Historia de superación

Su historia es curiosa. Llegó en patera a Fuerteventura en el año 2002, después de 17 horas en el mar y muchas penalidades en el Sahara. Desde allí voló a Madrid y tiempo después se fue a Girona, donde se asentó definitivamente. Allí se enganchó al fútbol durante un partido contra el Numancia y, causalidades del destino, como no paraba de animar el club le invitó a volver. Han pasado los años desde esa anécdota y ahora el Sisplau tiene su carnet de socio y es miembro de la Penya Saltenca. Cabe recordar que llegó a ser imagen de la campaña de abonos de la temporada 2012/13.

¿Por qué el Sisplau?

El origen de su apodo se debe a que siempre pedía apoyo educadamente con un sisplau (por favor en catalán). Por entonces, el bueno de Effah apenas hablaba castellano y mucho menos catalán. Es decir, su “sisplau, apoyen al club” fue lo primero que aprendió a decir en catalán para pedir al público que por favor animara.



Enlaces relacionados

 

Compartir
Artículo anteriorFPRV: “Pucela no se rinde”
Artículo siguienteInvasión amarilla en Zorrilla
De joven jugaba al fútbol sin cansarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado. En la ciudad de Marbella crecía y vivía sin hacer mucho caso de la climatología. Sin comerlo ni beberlo llegue a Valladolid donde en periodista allí yo me convertí. Punto y aparte, me busqué las habichuelas en una lluviosa Londres y volví a Madrid para llegar a ser consultor, creativo y diseñador. Sobrevivo como soldado de fortuna en esta web.