“Para mí el Eibar es más que un equipo de fútbol, es media vida”

Mikel Porto es el Presidente de la Federación de Peñas del SD Eibar: "Hemos empezado consiguiendo pequeñas cosas, pero tenemos que llegar al nivel de otras federaciones para tener una sede propia o un presupuesto anual".

Mikel Porto es Presidente y fundador de la Federación Internacional de Peñas de la Sociedad Deportiva Eibar desde su creación en marzo de 2016. La federación tiene un total de 42 agrupaciones entre las que hay más internacionales que nacionales: “Cuando ascendimos nos obligaron a hacer una ampliación de capital y se hizo una operación de marketing muy importante en redes sociales”. Desde entonces hay aficionados apoyando al S.D. Eibar desde muchos lugares del mundo.  

—¿Qué proyectos tiene tu Federación a corto y medio plazo?
—Somos una federación joven y nuestros proyectos se basan en consolidar la relación con el club. Hemos empezado consiguiendo pequeñas cosas, pero tenemos que llegar al nivel de otras federaciones para tener una sede propia o un presupuesto anual.

—¿Cuál es el futbolista de tu club que se merecería una peña?
— Hay muchos jugadores históricos, pero tenemos un cariño especial al portero José Ignacio Garmendia, alias El Carnicero. Estuvo muchas temporadas en el Eibar y se podría decir que creó escuela. 

—¿Los futbolistas entienden la importancia de las peñas en la vida del club?
—Sí. Somos un club pequeño y atípico; vamos 6.000 personas al campo porque el pueblo tiene 27.000 habitantes y, en realidad, estamos compitiendo contra los grandes monstruos del fútbol mundial. Los jugadores saben que la fuerza de Ipurúa es vital para conseguir la mayoría de los puntos en Liga. 

—¿Cuál es el futbolista más comprometido con las peñas?
—No quisiera hacer distinciones, pero en ese sentido Kike García y Sergi Enrich son dos jugadores muy comprometidos. 

—Pide un deseo. ¿Qué te gustaría que el club hiciera por vosotros?
—Queremos reunirnos con el club para firmar un convenio de colaboración, que es fundamental. Hemos pedido una serie de cosas que queremos que se nos concedan, pero antes tenemos que sentarnos para estudiar entre todos lo que se puede llevar a cabo y lo que no. 

—¿En qué campo contrario sois mejor recibidos?
—En muchos, mencionaría prácticamente todos los campos de Primera División. Nos encontramos muy a gusto en Villarreal, Leganés, Getafe, Vigo… en todos.

—¿Dinos el nombre de una peña ejemplar de tu Federación?
La Peña Eibar-Gasteiz, la Penya Giro Ona y la Peña Gaditano-Eibarresa de Euskadi Kadi. Son peñas que no están en Eibar y que colaboran muy asiduamente. Hace falta valor para hacer una peña en Cádiz y, aun así, subir de vez en cuando a animar al equipo.

—¿Cuál ha sido el viaje más complicado que habéis hecho?
—Nosotros como de momento no vamos por Europa… (risas). No hemos tenido viajes complicados. Los viajes con más dificultad son los viajes largos, pero únicamente por la distancia. Cuesta mucho viajar a Málaga, Sevilla o Vigo. 

—¿Qué tiene tu club que no tenga otro?
—Pues mira, yo con 18 años ya era delegado del Eibar y me paseaba por el barro de los campos de Tercera División. Voy a cumplir 70 años y sigo tirando del carro de la Federación de Peñas… Para mí el Eibar es más que un equipo de fútbol, es media vida.

—¿Con qué peña de otro club te cambiarías la bufanda?
—Tengo la casa llena de bufandas de peñas de otros clubes. Con cualquiera. 

—¿Qué significa para vosotros formar parte de Aficiones Unidas?
—Aficiones Unidas es un ejemplo en España y, además, es un modelo que siguen y estudian en Europa. El espíritu es fomentar la amistad entre las aficiones, las buenas maneras y erradicar la violencia en el fútbol. Es algo que nosotros también queremos y por eso formamos parte de Aficiones Unidas.

—¿Crees que en el fútbol español se respira un buen ambiente?
—Institucionalmente no. La culpa la tienen los dirigentes. Hay personas por ahí arriba dominando el fútbol de este país que no merecen estar donde están. 

—¿Qué peña organiza las mejores quedadas prepartido?
—Sin duda, la Peña Eskocia La Brava. Es nuestra peña más antigua, la que organiza mejores eventos, la más bullidora y la que más anima. Es un ejemplo. 

—¿Por qué hay que ubicar a las aficiones rivales en el gallinero de los estadios?
—Eso habría que preguntárselo a los clubes. Hay ciertos campos en los que te colocan donde nadie quiere estar; con poca visión y además el precio no es nada barato. Es algo que nunca he entendido ni entenderé. 

—¿Cuál es la actividad de las mujeres en la vida de las peñas? ¿Hay alguna peña femenina?
—No hay ninguna peña exclusivamente femenina, pero hay peñas que están siguiendo a nuestro equipo femenino en la Segunda División. Aun así, hay muchas mujeres en nuestras peñas e incluso alguna que otra presidenta. 

—¿Cuál es la edad del peñista más veterano y del más benjamín?
—El más veterano podría tener cerca de 90 años y entre los jóvenes te podría decir que ya hay peñistas entre 14 y 15 años.