Osasuna o cómo ganarse el corazón de un niño

El club invitó al Osasuna-Granada a Paquito, un niño extremeño con el corazón rojillo.

Paquito, fiel seguidor de Osasuna.

Paquito es un niño extremeño con el corazón rojillo. Un día le dijeron que no podría jugar más al fútbol por culpa de un problema en los huesos de la cadera y él, inasequible al desaliento, decidió hacerse entrenador, se dice que es el más joven del mundo. Osasuna conoció su historia y en noviembre de 2017 el equipo benjamín le mandó un vídeo de ánimo y una camiseta firmada. Paquito se hizo desde entonces osasunista.

En 2018, Osasuna invitó a Paquito a ver un partido a El Sadar, pero el niño no pudo cumplir su sueño por problemas de salud. La oportunidad llegó, por fin, el pasado domingo. Paquito fue el invitado de honor de Osasuna en la visita del Granada a Pamplona. El chaval lo celebró a lo grande en Facebook: “¡Voy de camino a Pamplona! ¡Millones de gracias por la invitación, os quiero!” .

Paquito no se podía imaginar lo que el Club Atlético Osasuna le había preparado. El joven osasunista pudo conversar con el entrenador Jagoba Arrasate, fotografiarse con los jugadores e inspeccionar las instalaciones del club. Luego, poco antes del partido, fue saludado por el árbitro, José María Sánchez Martínez, que incluso le dejó probarse el pinganillo que comunica al colegiado con el VAR.

A continuación, Paquito vio el partido a pie de campo, y aunque no pudo disfrutar de la victoria de su equipo (0-3), volvió a casa más feliz y más osasunista que nunca, con un recuerdo imborrable para toda la vida.

Iniciativas como la llevada a cabo por Osasuna honran a los clubes capaces de entender y valorar la importancia de los aficionados, especialmente cuando son niños.