Athletic y Real Sociedad han llegado a un acuerdo: sólo jugarán la final de la Copa del Rey con público. Así se lo han comunicado los presidentes de ambos clubes, Aitor Elizegi y Jokin Aperribay, al de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. El pacto entre los finalistas contraviene las indicaciones de la UEFA, que había advertido que las copas nacionales debían jugarse cuanto antes aunque fuera a puerta cerrada.

Tanto Real como Athletic han querido que la Federación garantice que el título tendrá un reconocimiento oficial aunque no tenga encaje en la presente campaña, cuestión que esperan que sea ratificada en la Comisión Delegada de la Asamblea General de la Federación del próximo 8 de mayo.

«El deseo y la voluntad de ambos clubes siempre ha sido, ahora y antes, jugar la final con la presencia de nuestros aficionados y aficionadas. Es lo que más nos gustaría. Una final de Copa con nuestras aficiones en las gradas», se puede leer en el comunicado hecho público por Real y Athletic. «Con esta decisión, el Athletic Club y la Real Sociedad desean poner en valor uno de los eventos deportivos más prestigiosos y con más tradición que se puede disputar en el fútbol mundial, único en esta edición y hacerlo junto a sus seguidores, seguidoras, abonados, abonadas, socios y socias, la verdadera esencia y la razón de ser de este maravilloso deporte».

La Federación española de Fútbol ha señalado que comparte y respalda el acuerdo entre los clubes y asegura que la final se disputará “en el momento oportuno durante el año 2020 o 2021 siempre antes del final de la próxima temporada”.

Falta por saber ahora si será el Valencia, séptimo clasificado en la Liga, quien ocupe la tercera plaza de Europa League, tal y como había dictaminado la UEFA, o se impondrá el criterio de la Federación, que estima que es el Athletic quien debe tener ese privilegio por ser uno de los finalistas (la Real están en puestos de Champions).