Juan de Dios Álvarez: “Muchos no están concienciados de que el coronavirus aún está con nosotros”

El presidente de la Federación de Peñas Béticas tiene claro lo que hará cuando vuelva al Villamarín: "Dar gracias a Dios".

Juan de Dios Álvarez, presidente de la Federación de Peñas Béticas.

Juan de Dios Álvarez es el presidente de la Federación de Peñas Béticas, agrupación formada por 462 peñas. Accedió al cargo en 2009 gracias al 76% de los sufragios. En 2013 y 2017, revalidó la presidencia con el 85% y el 99% de los votos respectivamente.

—¿Cómo está llevando su federación la nueva normalidad?

—La federación está llevando de la mejor manera posible esta situación. Hemos tenido cerrada la oficina, ubicada en el estadio. Sin embargo, desde hace unos días, empezamos a ir, aunque con muy poco movimiento. Entre eso, el calor y los compañeros que están de vacaciones, estamos trabajando desde casa.

—¿Qué le parece el fútbol sin público?

—Sin público no es lo suyo. Los aficionados son la base del ambiente que se vive en los partidos. Sin embargo, debido a las circunstancias, hay que adaptarse y terminar la Liga.

—¿Qué actividades ha realizado su federación durante el confinamiento?

—Sólo ha sido posible estar en contacto con las peñas a través de las redes sociales, página web y grupos de Whatsapp. Ahí se le ha ido dando información de los cambios de fases a nivel nacional, consejos para tener la peña abierta e información acerca de los precios de artículos y paquetes de televisión.

—¿Qué secuelas ha dejado el coronavirus en su federación?

—La secuela es la impotencia de no poder atender a las peñas como se merecen. Son el mejor patrimonio de la federación.

—¿Cree que ahora se valora más el papel de los aficionados en el fútbol?

—Totalmente. Aunque siempre se ha dicho que la afición es el jugador número 12, se daba por hecho que la afición es incondicional a sus colores. Sin embargo, en muchas ocasiones, los clubes no les atienden todo lo bien que se merecen; otras veces se utiliza a los aficionados a la hora de necesitarlos para algo. Con los estadios sin público, se darán cuenta aún más de lo importantes que son.

—¿Se han sentido suficientemente atendidos por el club durante este tiempo?

—Desde que empezó en confinamiento no hemos tenido contacto con el club, salvo en dos ocasiones que los hemos llamado nosotros. Incluso les pedimos alguna reunión, para tener algún contacto. Aún estamos a la espera de la fecha. También queríamos decirles que pueden contar con nosotros para lo que necesiten.

—¿Qué es lo primero que hará cuando pueda volver a ocupar su sitio al estadio?

—Lo primero dar gracias a Dios por haber podido volver. Después, disfrutar al máximo de amigos, compañeros de equipo y de los buenos partidos.