Antoni Guil: “Cambiará la forma de ver el fútbol, pero no la intensidad con que lo vivimos”

Es el presidente de la Confederación Mundial de Peñas del Barcelona: "Cuando uno ve un estadio vacío siente impotencia por no poder participar activamente".

Antoni Guil. FC Barcelona

Antoni Guil (Almería, 1959) es el presidente de la Confederación Mundial de Peñas del Barcelona desde su creación en 2015. Con ocho años, se mudó a Montmeló, cuya alcaldía ocupó durante ocho años en representación del PSC.

—Concluida la Liga, ¿cómo afronta su federación el verano?

—Al margen de la situación provocada por la pandemia, estamos pendientes de la participación del Barcelona en la Champions. Todo movimiento de peñas lo hacemos para darle respaldo al equipo en los retos que tiene por delante.

—¿Cómo se imagina el regreso al fútbol el 12 de septiembre, cuando arranque la Liga 20-21?

—Dadas las circunstancias actuales, el reinicio de la competición en septiembre no será muy diferente del que hemos tenido hasta ahora. Con los rebrotes que está habiendo, es difícil que la situación cambie.

—¿Cree que los aforos serán completos o estarán restringidos?

—Prever que haya público en los estadios es una quimera. No obstante, consideramos que, tomando las medidas necesarias y siguiendo las recomendaciones, podríamos tener algo de público en los estadios, aunque sería un aforo bastante limitado.

—¿Qué siente al ver un partido sin público, tristeza o rabia?

—Cuando uno ve un estadio vacío siente impotencia, porque no puedes participar activamente. Sin embargo, comprendemos la situación porque hay que luchar contra el coronavirus.

—¿Qué secuelas les ha dejado el coronavirus?

—Las secuelas del coronavirus han sido todas las personas que han fallecido y se han contagiado. Asimismo, hemos padecido la imposibilidad de abrir nuestros locales y de generar recursos para cubrir los gastos fijos que nuestras entidades tenían. Eso ha derivado en que algunos de nuestros miembros se haya planteado su continuidad, igual que algunas peñas. Intentaremos minimizar al máximo las secuelas causadas.

—Durante toda la pandemia, el comportamiento de las federaciones ha sido ejemplar: han llevado a cabo acciones solidarias, se han ocupado de sus peñistas… ¿De qué está más orgulloso?

—Hemos llevado a cabo actividades no sólo en España, también en el resto del mundo. Hemos colaborado con la Cruz Roja, con los bancos de alimentos de las diferentes autonomías, en campañas para donación de sangre, con Manos Unidas… Nuestra colaboración ha sido con recursos económicos y materiales para hacer más llevadero el confinamiento. Estamos muy satisfechos de las acciones llevadas a cabo.

­­—¿Cree que las aficiones están ahora más unidas que antes? ¿Se han estrechado lazos en estos tiempos difíciles?

—En los momentos difíciles es cuando todos nos hemos unido y hemos aunado esfuerzos. Todos hemos intentado contribuir para minimizar los efectos de esta pandemia. Esa relación tan estrecha ha contribuido a que estos momentos fueran más llevaderos.

—¿Cómo ha evolucionado la relación entre las aficiones y los clubes?

—Nuestra relación con la junta directiva del Barcelona es muy próxima. La complicidad entre club y afición es ejemplar. Tenemos convenios firmados y los hemos respetado.

—¿Qué le pediría al presidente de su club de cara a la próxima temporada?

—No le pediríamos nada especial al club dadas las circunstancias. En los objetivos sociales del Barcelona somos cómplices, porque estamos implicados. Estaremos del lado de los responsables del fútbol, porque sus decisiones son las correctas. No hay otras decisiones que se puedan tomar en las circunstancias actuales.

—¿Se tendrá más en cuenta a los aficionados a partir de ahora?

—No es ahora cuando se nos tiene presentes. Antes del coronavirus ya teníamos convenios firmados con el club. Vamos a mantener esos acuerdos que llevamos adelante: el congreso Mundial de peñas en un formato más restringido, adecuado a la realidad, que haremos en la primera quincena de octubre. Allí podremos expresar cuál es la previsión y objetivos compartidos para la próxima temporada.

—¿Volverá el fútbol a ser como antes?

—Sí. Los protocolos actuales harán que cambiemos la forma de ver el fútbol, pero no la intensidad con la que lo vivimos. Soy de los que confían en que la sociedad sabrá encontrarle una solución a esta pandemia. Pero sin la vacuna, creo que va a ser difícil regresar a la normalidad.

—¿Qué es lo primero que hará cuando pueda volver a ocupar su sitio en el estadio?

—Nada especial, porque el fútbol y el Barcelona, son un sentimiento. Y los sentimientos deben expresarse de manera natural. Esos sentimientos los tengo cuando hago una videoconferencia, cuando voy al estadio, cuando veo el partido por televisión… Los aficionados somos el ánimo y el alma del Barcelona.