Tarik, presidente Peña Sin Fronteras: “Los inmigrantes no solo venimos a trabajar, también sentimos los colores del fútbol”

La Peña Sin Fronteras se formó el 19 de noviembre del 2019 y, desde entonces, no ha dejado de lado ni un solo minuto a la UD Almería, su equipo predilecto.

Tarik Ouled Jillali nació en Marruecos y se trasladó a España el 28 de febrero del 2006. Fue su padre quien, tras trabajar un tiempo en nuestro país, solicitó la reagrupación familiar. Tarik, su madre y sus hermanos, entonces, pudieron venir a comenzar una nueva vida.

Durante el pasado verano, trece años después, Tarik y dos amigos, Mouhcine El Maniari y Youssef Belamallam, se cansaron de ver los partidos a través de una pantalla y, lo más importante, sin más personas con la que compartir sus victorias y derrotas. Motivados, además, por el nuevo proyecto de futuro del club, decidieron iniciar el proceso para formar la Peña Sin Fronteras y, así, apoyarles allá donde van.

Querían reunir a todas aquellas personas que sienten la misma pasión por la UD Almería, sin importar su nacionalidad: “Nuestro único objetivo es seguir apoyando la UD Almería, pero ahora a través de nuestra propia peña”.

El nombre de la peña viene, precisamente, de la necesidad de reunir a personas de cualquier parte del mundo: “No importa de dónde vengas si sientes los colores como nosotros. Si te apasiona UD Almería, llevas la tolerancia y el respeto por bandera, serás bienvenido/a en nuestra peña”.

Socio con la camiseta de la Peña Sin Fronteras

Sin Fronteras cuenta ya con 100 miembros a pesar de ser una peña muy reciente, todos ellos de diferentes lugares: españoles, marroquíes, guineanos, senegaleses… “La mayoría somos trabajadores, personas con poco tiempo libre, por eso intentamos reunirnos siempre los fines de semana para ver el fútbol”, comenta Tarik.

No to racism – es decir, No al racismo es el lema que llevan con orgullo allá donde van. “Al principio teníamos miedo al rechazo, pero en la Federación nos han tratado fenomenal, estamos integrados al 100%. Queríamos dejar claro que, los inmigrantes, somos personas y no solo venimos a trabajar, sino que sentimos los colores rojiblancos como el que más”.

Durante el IV Foro por la Paz y los Derechos Humanos que se celebró la semana pasada en Almería, la Peña Sin Fronteras participó, sacándole tarjeta roja al racismo y la xenofobia. “Además de apoyar a nuestro equipo durante los partidos, colaboramos en actos tanto oficiales como no oficiales. Estamos comprometidos con la sociedad y colaboramos siempre que nos necesitan”.

La peña de Tarik es un ejemplo que demuestra, una vez más, cómo el fútbol une a las personas sin importar su procedencia ni demás prejuicios que puedan existir. Los sentimientos se posicionan por encima del resto de características y vencen, llevando a cabo proyectos como Sin Fronteras.